Las curiosas transformaciones del plástico tras su reciclaje

Desde hace años contamos en nuestros hogares con distintos cubos de basura a los que arrojar los diferentes tipos de residuos que generamos. El fin de realizar esta separación es el de contribuir con la sostenibilidad del medio ambiente y darle una segunda vida a nuestra ‘basura’ para que pueda ser de nuevo aprovechada.

Uno de esos cubos de colores con los que contamos es el amarillo, donde se destinan las botellas y los envases de plástico, los envases metálicos como latas de conserva, bandejas de aluminio o botes de desodorantes, y también los briks en los que vienen envasados productos como la leche o los zumos.

A todos estos productos se les puede dar una segunda vida realizando su correcto reciclaje y pueden transformarse en cosas de lo más curiosas que, seguro, no se nos pasarían por la cabeza. Así, según Ecoembes unas cuarenta botellas de plástico podrían llegar a convertirse en un caliente forro polar para abrigarnos en invierno,  mientras que la mitad, unas veinte botellas de plástico servirían para poder hacer una camiseta.

Otras curiosidades llamativas del reciclaje podrían convertir 80 latas de refresco en una llanta de bicicleta, 550 latas de aluminio en una silla, 6 briks en una caja de zapatos o unos ocho botes de conserva en una olla de cocinar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*
*
Website

*