Conociendo el polietileno

Forma parte de nuestro día a día en Jumarsol, y del de casi todos nosotros. Cuando hablamos del polietileno lo hacemos de uno de los plásticos más populares debido a su bajo coste, versatilidad, así como simplicidad en producción.
No podemos olvidarnos de su excelente resistencia térmica y química, así como aguante al impacto que lo convierten en un producto ideal para numerosas aplicaciones.

Hablamos de un polímero que se obtiene de la polimerización del etileno, que es una molécula proveniente de la fracción de naftas del petróleo. Podemos distinguir polietileno de alta densidad y de baja densidad. La principal diferencia que existe entre ellos es que el polietileno de alta densidad es más duro y rígido que el de baja densidad, aunque menos deformable. Eso sí, ambos son reciclables.

El uso del polietileno de baja densidad es muy diverso, y lo encontramos en bolsas de todo tipo, envasado automático de alimentos, productos industriales, film, bolsas para suero y especialmente en productos relacionados con la seguridad (chalecos antibalas, rodilleras, cascos…etc.) y la época veraniega (mangueras, chalecos salvavidas, tiendas de campaña…etc.).

En el caso del polietileno de alta densidad, su dureza y mayor densidad lo hacen estar presente en bolsas de supermercados, aceites, tambores, tuberías de gas, telefonía o piezas mecánicas.

Ahora mismo, seguro que tienes cerca algún objeto de polietileno.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*
*
Website

*